González sopesó la creación de un servicio de inteligencia legal al sentirse espiado