El ‘caso Pujol’ deja un sabor de decepción en la clase política