La Gran Vía madrileña se transforma por un día en la mítica Broadway neoyorquina