Granados y Marjaliza, de las cacerías y el póquer a la Audiencia