Granados rechaza sin mucho éxito la acusación por violación de secreto