La Guardia Civil cree que la pobreza es un "caldo de cultivo" para el terrorismo islamista