'Guerra' a cuenta de las pensiones