La guerra de los vídeos, en la batalla de los aspirantes socialistas al liderazgo