Guillermo y Kate ensayan la ceremonia de la boda en la abadía de Westminster