Guillermo admite estar tan nervioso por la boda que le tiemblan las rodillas