Guindos cree que la incertidumbre política desaparece de Cataluña y se impone la racionalidad