Herrera teme que CiU obtenga el control de todas las instituciones catalanas