Los intelectuales apoyan la huelga general