Humala llega como favorito a unas elecciones cargadas de incertidumbre en Perú