Tania Sánchez no sabía que su hermano era administrador de una licitadora de Rivas