Cuenta atrás para Urdangarin, que ya está en España