Urdangarin llega a pie a los juzgados