El autor del libro "Indignaos" insta a los europeos a imponer a sus gobiernos acciones más valientes contra los mercados