La Infanta Cristina vendió fincas y tierras por 1,43 millones tras la compra de Pedralbes