Los abogados de la Infanta, muy satisfechos