Los nuevos alcaldes marcan distancias con el ámbito religioso