"Interpretar esto como un ataque a un territorio es tremendamente injusto"