El juez admite como prueba la grabación presentada contra Invercaria