Investidura en Cataluña: todo en el aire