El presidente canario planta cara al Gobierno central a cuenta de las prospecciones petrolíferas