Jaume Matas, culpable de cohecho impropio