El antiguo jefe de la mujer de Matas dice que la contrató por ser quien era