Jáuregui propone una ley que obligue a repartir parte de los beneficios de los directivos entre los empleados