Javier Arenas, increpado en su llegada a la Audiencia Nacional