Jordi Pujol Ferrusola y su esposa, ante el juez