La familia Pujol, bajo sospecha