Los principales dirigentes del PP niegan la existencia de tensiones en el partido