Un trabajo de militar que bien vale un corte de melena