Josep Pujol admite ante el Parlament que a los 30 años ya era "un tío bastante rico"