JpD advierte que la reforma penal no va contra la corrupción y criminaliza la pobreza