De los tres líderes de Podemos, Monedero era el más frágil para la lucha política