La Junta birmana alerta sobre "naciones agresivas" que quieren controlar el país