Se pierde el sumario por el borrado de los ordenadores de Bárcenas