Keiko Fujimori celebra su paso a la segunda vuelta con la promesa de combatir la pobreza