Gobierno y Generalitat debaten sobre los problemas de convivencia en Cataluña agravados por los lazos amarillos