Llegó la hora clave para los separatistas catalanes