Lokarri espera que en 2020 ETA haya dejado fuera de uso operativo sus armas y haya reconocido el daño causado