Londres cruza los dedos para que la lluvia no desluzca la boda real