Lugo admite que podría corregir rumbos tras la retirada de su principal aliado