Bárcenas anunció a sus banqueros suizos que sacaría de España el dinero que pudiera