La prueba caligráfica, a examen