De las estaciones de esquí y los restaurantes de lujo a la cárcel de Soto del Real