Los viajes al extranjero de Bárcenas buscaban poner a salvo su patrimonio