La mejor sonrisa de Madrid para convencer al Comité Olímpico