Maíllo defiende el plan de la vivienda y rehabilitación con una inversión de 1.000 millones y 100.000 empleos